La solidaridad No es delito: Sobre la criminalización de la solidaridad vasca

Oct 02, 2011

Hace un año que el Estado español movilizó a cientos de policías españoles armados hasta los dientes que nos llevaron detenidos a 7 internacionalistas vascos.

Junto con los policías llegaron también decenas de periodistas con nocturnidad y alevosía para que estos nos retrataran luego en sus crónicas como peligrosos terroristas detenidos por la policía.

Unos días más tarde detuvieron a otra persona más. Otras 4 personas fueron procesadas sin detenerlas y llamadas a declarar en comisaría. 12 personas internacionalistas y solidarias fueron criminalizadas en esta operación.

A principios de este mes de septiembre, el juez de instrucción de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, comunicó el procesamiento de Unai Vázquez, Walter Wendelin, Dabid Soto, Gabi Basañez y Aritz Ganboa, para los que el fiscal pide entre 5 y 12 años de cárcel. Las asociaciones de ultraderecha AVT y Diginidad y Justicia han recurrido este auto y han pedido además el procesamiento de Ruben Sánchez y Uberka Bravo, que todavía está sin resolver.

El único ‘fallo’ que vamos a aceptar es el de nuestra libertad inmediata e incondicional, la de todos, para disfrutar todos y todas de todos nuestros derechos y qué limpien nuestros nombres y el de la actividad que hemos realizado porque el internacionalismo y la solidaridad no son delito.

Comenzamos la campaña de información contra este proceso con un manifiesto para denunciar el carácter antidemocrático del Estado español, que una vez más pretende instrumentalizar al poder judicial para sus fines políticos y electoralistas. Explicaremos los pormenores de este ataque a la solidaridad internacionalista para lograr el respaldo de toda la sociedad vasca y la comunidad internacional.

• Estamos orgullosas y orgullosos de nuestra actividad internacionalista y solidaria que es una herramienta fundamental para construir un mundo mejor, más digno y viable.

• “Sentir en lo más profundo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier lugar” y “amar a los pueblos del mundo y luchar por un mundo de los pueblos”, dar y recibir solidaridad porque “la solidaridad es la ternura de los pueblos” no es delito. Es una necesidad de todos y todas.

• Euskal Herria lleva demasiados siglos oprimida por dos imperios, el Reino Español y la República Francesa. Intentan adueñarse de nuestro pueblo e imponernos el ser parte de sus imperios, que seamos cómplices de sus crímenes contra los pueblos cercanos y allende los mares. Vulneran los derechos humanos, los derechos civiles y políticos, el derecho a no ser torturado en sus comisarías, a los no sufrir regímenes de venganza en sus cárceles, ni penas de cadena perpetua, desapariciones, asesinatos, ilegalizaciones de partidos políticos y de amplios sectores sociales…

• Frente a esto gran parte de la sociedad vasca insiste y lucha por un proceso democrático, sin ninguna clase de violencia ni amenazas y está acumulando fuerzas en torno al derecho de autodeterminación. Opinamos que ese es el mejor camino para hermanarnos como pueblo con los pueblos del mundo: “La solidaridad es la ternura de los pueblos”.

• Palestina, Colombia, Kurdistán, Cuba, Països Catalans, Irlanda, El Salvador, Venezuela, Sudáfrica, Sahara, Cerdeña, Chechenia… Euskal Herria, somos pueblos que necesitamos dar y recibir solidaridad, cada uno con su color, cada cual con su idiosincrasia, su historia, su realidad y su potencialidad. Cada pueblo ha de hacer su propio camino. La autodeterminación respetando el principio de la no injerencia, de la soberanía y la solidaridad internacionalista son parte esencial de este camino para la construcción de un mundo mejor de pueblos y naciones formados por hombres y mujeres libres. Esto no es delito y quien condene esto se deslegitima y criminaliza a sí mismo.

Nos adherimos por ello a la manifestación que el movimiento por los derechos políticos y civiles de Euskal Herria, Eleak, ha convocado para este sábado, 1 de Octubre, en Iruña, hacemos un llamamiento a todas las personas solidarias de Euskal Herria, y en especial a las y los internacionalistas, a que acudan y llenen las calles de Iruña con nosotras. ¡Todos los derechos para todos y todas, en Euskal Herria y en cualquier parte del mundo!

Pedimos a todas las compañeras y compañeros, camaradas, hermanos y hermanas solidarias e internacionalistas que se adhieran al manifiesto que adjuntamos, nos remitan su apoyo y luchemos todos y todas para que la solidaridad internacionalista nunca más en ningún lugar pueda ser criminalizada y condenada.

Saludos y un fuerte abrazo
Walter Wendelin
Internacionalista vasco encausado por la Audiencia Nacional española


La solidaridad y el internacionalismo no son delito

1. Las organizaciones y personas que firmamos este manifiesto, reivindicamos la solidaridad internacionalista como una necesidad vital en las relaciones entre los pueblos y rechazamos sin paliativos cualquier intento de criminalización de las ideas, actividades y personas solidarias e internacionalistas.

2. En un mundo en crisis la solidaridad internacionalista nos muestra el camino y las herramientas para lograr los cambios necesarios y construir otro mundo más digno y viable. Las miserias de la humanidad se combaten construyendo un marco para todos los pueblos que posibilite que estos puedan garantizar todos los derechos para todos y todas.

3. Una mujer y un hombre internacionalista siente “en lo más profundo cualquier injusticia contra cualquiera en cualquier parte del mundo”. Se integra en la lucha de su propio pueblo o del pueblo que lo acoja. El objetivo prioritario es el derecho a su autodeterminación pero también luchar contra la complicidad de algunas sociedades en la opresión de otros pueblos.

4. Desde hace 500 años la existencia del pueblo vasco como nación y su derecho de autodeterminación es negado por los Estados.

5. Para mantener la inclusión forzosa del pueblo vasco excluyen a gran parte de la sociedad de los derechos propios de un Estado de derecho y democrático. La criminalizan como “terrorista” a través de los medios de comunicación. La reprimen e intentan imponerle la auto-represión mediante medidas administrativas, de terror policial y para-policial. La ilegalizan electoral y socialmente, establecen “lista negras” e instrumentalizan al poder legislativo y judicial español para decretar leyes y normas para interpretarlas según sus necesidades. Aplican esa misma justicia preventiva y permiten y promueven la tortura en las comisarías, la venganza en las cárceles, la cadena perpetua, la desaparición y el asesinato.

6. Debido a la lucha del pueblo vasco por su autodeterminación aumentan las violaciones de derechos civiles y políticos impidiendo con ello además que la comunidad internacional sea informada y se implique solidariamente en el proceso democrático y pacífico por la autodeterminación del pueblo vasco.

En ese marco represivo, realizan la detención de 8 militantes internacionalistas bajo acusación de terrorismo (5 fueron encarcelados) y que están ahora pendientes de juicio bajo la acusación de “integración o colaboración con banda armada”.

7. La solidaridad internacionalista no es delito, “la solidaridad es la ternura de los pueblos”, con los pueblos y entre los pueblos. Mientras un solo pueblo de este planeta no sea libre, ni uno sólo podrá vivir en libertad. Por eso exigimos:

Que no se criminalice la solidaridad internacionalista.
El reconocimiento de todos los derechos civiles y políticos de Euskal Herria.

¡Arriba el internacionalismo!
¡Viva la solidaridad!
¡Hamaika herri, borroka bakarra!

comment closed

Enter Analytics/Stat Tracking Code Here