Forestales, latifundistas y Estado chileno asesinaron un mapuche en Ercilla

Una nueva víctima mortal enluta a la nación mapuche este martes 06 de agosto, al confirmarse el asesinato de Rodrigo Elicer Melinao Licán, miembro de la Comunidad Rayen Mapu del Lof Lolokos de Ercilla, quien fuera perseguido por el Estado chileno y los intereses empresariales en Wallmapu.

El cuerpo del joven comunero fue encontrado por sus cercanos la mañana de hoy martes, en la parcela Nº4 del sector Chiwaiwe, territorio en conflicto con las grandes forestales. En medio de la tristeza, la familia se dio cuenta que Rodrigo presentaba impactos de arma de fuego, por lo que prohibieron la presencia de cualquier extraño en el lugar, sobre todo policías, que pudieran manipular las evidencias.

La desconfianza es obvia. Se trata de un lugar sitiado por Fuerzas Especiales, Gope y efectivos de inteligencia de Carabineros, PDI y gobierno, que protegen a los empresarios ocupantes. Tierras en manos invasoras que por décadas ha sido reivindicada por las comunidades de la zona y hoy nuevamente se riega con la sangre de luchadores, como antes sucedió con Alex Lemún.

Rodrigo fue condenado a 5 años de cárcel -junto a Cristian Levinao- el pasado 24 de julio por “incendio y daños” a una empresa forestal el 2011, sin más evidencias que testigos “sin rostro” que lo acusaron como autor de aquellas acciones de resistencia. La condena aún no se hacía efectiva por un recurso de nulidad que había presentado su defensa.

Personal de Carabineros, de la Brigada de Homicidios de la PDI y el fiscal adjunto de Collipulli, Ricardo Traipe, lograron ingresar horas más tarde a levantar el cuerpo, sólo con la intermediación del párroco de Ercilla, confirmando que recibió un impacto de escopeta en el tórax, de frente.

Gobierno conforme

La tibia conmoción pública por este atentado contra el pueblo mapuche apenas sacó palabras a las autoridades chilenas. Al ministro del Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick, no le quedó más que reconocer que se trató de un asesinato. Esta vez no hubo “condena pública”, ni inmediatas querellas, ni extensos discursos de parte de La Moneda. Claramente, la víctima no es de su bando, como fue el sargento Albornoz, quien cayó abatido por un disparo de sus propios compañeros del Gope, en la misma zona y que la Fiscalía -a más de un año de ocurrido el hecho- no ha podido demostrar lo contrario.

Tranquilamente, Chadwick sostuvo que “no queremos señalar ninguna hipótesis y ninguna conjetura. No está esclarecida las circunstancias de este crimen y, por lo tanto, sólo tenemos eventuales testigos o familiares que dan cuenta de algunos hechos. Pero no está esclarecida ni determinada aún por las investigaciones preliminares cuáles serían las circunstancias”, agregó, precisando que se trata de un “presunto asesinato”.

Mininco, Arauco y Volterra; los latifundistas y sus aliados en el gobierno regional de La Araucanía deben estar celebrando en silencio, mientras en el Congreso avanza la ley de Fomento Forestal que financia sus negocios; mientras las fuerzas policiales militarizadas y sus superiores les demuestran capacidad para defender sus intereses: la capacidad de matar a mansalva y en plena impunidad.

No hay comentarios