Gobierno Chileno acentúa blindaje al capitalismo en Wallmapu tras serie de acciones de resistencia

Panico Político y Policial

Tras la serie de acciones de resistencia que se desarrollaron en Wallmapu en el marco de la conmemoración de un nuevo aniversario del asesinato de Matias Catrileo y de los juicios en curso contra autoridades mapuche, como el werken Daniel Melinao y el del machi celestino Cordova, pronto a iniciarse, el gobierno chileno entro en pánico y movilizó toda su capacidad represiva para resguardar la tranquilidad de sus colonos chilenos y extranjeros, así como la gran cantidad de empresas transnacionales que tiene instalados en Wallmapu ocupado.

Sin embargo, no fue suficiente para controlar el descontento de los ciudadanos mapuche que dignamente resisten día a día la imposición de un estado de sitio no declarado que fue reforzado en al menos dos oportunidades durante el mes pasado. Esto porque se registraron varias acciones de resistencia en varios puntos de nuestro territorio, muy a pesar de la elevada militarización de la zona.

Blindaje al capitalismo

La guinda de la torta en este estrés oficial de fin de año la puso el intendente Andres Molina que por mandato del ministerio del interior interpuso en los tribunales de Temuco sendas querellas invocando ley antiterrorista para los casos del incendio de la casa del ex presidente de la cámara chilena de la construcción CCHC, Gaston Escala en Vilcún y para el incendio de la casa de otro terrateniente, Jorge Pooley, en un exclusivo barrio de Temuco, hecho adjudicado a un grupo anarquista, según medios locales.

También interpuso otras acciones por ley común para otro hechos como la quema de helicópteros en el sector de Tijeral en Angol.

Las acciones legales descritas devienen en una profundización del blindaje al capitalismo en territorio mapuche, dadas las altas penas y el andamiaje jurídico con el que se dota al ministerio público para perseguir delitos contra la propiedad privada, en contraste con las exiguas penas que se consiguen para delitos contra la vida, mas aun si esta corresponde a una vida mapuche. Matias Catrileo, Alex Lemun, Jaime Mendoza Collio y otros tantos menos visibles confirman lo dicho.

Incluso en casos de parceleros fallecidos ni el gobierno ni la fiscalia han invocado la ley antiterrorista, la excepción corresponde al caso del matrimonio de colonos suizos, Luchsinger Mackay, seguramente por sus apellidos que suenan tan europeos o porque allí también se quemo una casa.

La regla en estos casos parece ser que la propiedad privada es un bien mucho mas importante que la vida humana, con la cual tanto predican los dueños y administradores del poder en Chile.

Es impresionante la cantidad de recursos que es capaz de movilizar el Estado Chileno para proteger los intereses capitalistas en Wallmapu y la defensa cerrada que hacen las autoridades estatales respecto de por ejemplo la presencia de las empresas forestales en nuestro territorio.

Pareciera no importar si el remedio sale mas caro que la enfermedad, pues a todas luces los costos de mantener tanto tonto verde por estos lados y para la implementación y operación de tecnología de punta resultan mas onerosos que la devolución del territorio robado a sus verdaderos dueños, los Mapuche, elemento de vital importancia en toda esta contienda.

No hay comentarios