Comunidad Juan Ailla Varela se toma fundo en recuperación-País Mapuche Noticias

Comunidad Juan Ailla Varela se toma fundo en recuperación

A las 6 de la mañana de ayer martes, la comunidad Juan Ailla Varela del sector Caillin, Collipulli, ingresó al fundo Curaco reiniciando de esta forma la recuperación de las tierras que hoy permanecen en manos del latifundista usurpador Mario Garvarini.

La fuerzas policiales que resguardan día y noche el fundo, no tardaron en sitiar el área, esperando la orden para desalojar. Días antes ya se registraron enfrentamientos mientras las familias de la comunidad ingresaban a trabajar las tierras en conflicto, quedando varios heridos y detenidos. Esta vez, las fuerzas represoras se retiraron de forma pacífica, tras arreglar una entrevista con el gobernador de Malleco.

Los comuneros de Caillin anunciaron que es solo el inicio de este nuevo proceso de movilizaciones.

Antecedentes

El Fundo Curaco ubicado en el sector del mismo nombre, comprende alrededor de 400 hectáreas de tierra que son reivindicadas por la comunidad. Desde el año 2000, las familias comenzaron movilizaciones por la restitución de sus tierras, que además del fundo Curaco, incluian 420 has. del fundo Ginebra, propiedad del latifundista Pedro Nickelsen Dessy, más 40 has. de propiedad fiscal.

Las corridas de cerco y la ocupación productiva de las tierras consistente en la extracción de leña, madereo y siembra, se llevaban adelante de manera independiente a las conversaciones con el Ministerio de Planificación y su organismo específico, la Conadi. Este sostenido trabajo de la comunidad llevó a que Pedro Nickelsen anunciara públicamente su abandono del predio.

Por esta digna lucha, la persecución política cayó sobre varios miembros de la comunidad, entre ellos el Lonko Francisco Llanca, que estuvo preso en Angol.

El 2007, la comunidad denunció la explotación de árboles nativos al interior del fundo, lo que el estado chileno se encargó de encubrir con la persecución a sus miembros acusándolos de robos y agresiones contra el latifundio de Garvarini. Ante ello la comunidad alzó la voz:

"Jamás hemos provocado lesión alguna en esta gente, todo lo contrario, nuestros niños son los amenazados y hostigados por los inquilinos del fundo y por el mismo Mario Garbarini (. ) Con respecto al robo que denuncian, es ridículo pensar en eso, ya que los árboles y el predio nos pertenecen desde tiempos ancestrales. Nuestra comunidad ha venido reivindicando las tierras que le han sido usurpadas por latifundistas desde el mismo momento de la radicación, así lo demuestran las múltiples cartas a las autoridades chilenas de diferentes épocas, los expedientes de los Juzgados de Indios, las reclamaciones hechas durante el gobierno de la Unidad Popular y hasta tiempos actuales en el que gobierna la Concertación. En este largo e histórico proceso hemos sido encarcelados, perseguidos, maltratados y torturados por los agentes del estado chileno."