Dos procesados por bombazos vinculados a causa mapuche-PaĆ­s Mapuche Noticias

Dos procesados por bombazos vinculados a causa mapuche

Con la medida cautelar de arresto domiciliario parcial quedó Edgardo Hernández Lucero (32), tras ser formalizado ayer en el Juzgado de Garantía de Temuco como autor de un atentado explosivo ocurrido en las afueras de la Defensoría Penal de esa ciudad en diciembre pasado. Al mismo tiempo Waikilaf Cadin Calfunao quedó en prisión preventiva por su supuesta autoría de un bomba de ruido en un supermercado.

El joven estudiante de tecnología médica, es el primer imputado por instalación de bombas, y ahora deberá permanecer en su casa entre las 20 horas y las 8 de la mañana mientras dure la investigación (a menos que un tribunal modifique esta situación), además tiene prohibido abandonar el país y de acercarse a la Región de la Araucanía.

La jueza María Elena Llanos desechó la solicitud realizada por el fiscal Sergio Moya, quien expuso al tribunal la necesidad de dejar a Hernández en prisión preventiva por la gravedad del delito que el Ministerio Público le imputa.

Sin embargo, la magistrada, tras analizar los antecedentes, señaló que hasta esta etapa de la indagatoria no existían elementos contundentes que fundaran tal solicitud.

El ente persecutor dio a conocer una serie de declaraciones de testigos que dicen haber visto al imputado en el ciber café desde el cual se envió el correo electrónico que alertó sobre el bombazo y que luego atribuyó la autoría de este a un colectivo anarquista.

Pese a estas pruebas, su abogado Álvaro Valdebenito dijo que esos antecedentes no eran suficientes para imputarle autoría en el hecho, argumentos que fueron recogidos por la jueza de garantía.

Mapuche en prisión

Minutos antes de controlar la detención, en la misma sala el Ministerio Público formalizó a Waiquilaf Cadin Calfunao por la instalación de una bomba de ruido en las afueras de un recinto comercial de la zona.

La audiencia no estuvo ausente de polémicas, ya que el peñi interrumpió en reiteradas ocasiones la audiencia acusando de racistas a la jueza y los fiscales.

El hijo de la Lonko Juana Calfunao -que el año pasado escupió a dos "autoridades"- dijo que todo era un montaje en el marco de una persecución política contra el pueblo mapuche, alegando su inocencia.

Tras analizar los antecedentes de la indagatoria, la jueza Llanos decretó su prisión preventiva. Acto seguido, señaló a Gendarmería que por motivos de seguridad se ordenaba su ingreso a la cárcel de Valdivia, en su módulo de Alta Seguridad.

Esta situación fue criticada también por el imputado, quien al escuchar su destino increpó a la magistrada diciéndole que por qué mejor no lo enviaba al penal de Punta Arenas para así conocer todas las cárceles del país.