Fiscalías civil y militar reconstituyen enfrentamiento en Puerto Choque-País Mapuche Noticias

Fiscalías civil y militar reconstituyen enfrentamiento en Puerto Choque

Por más de siete horas se extendió la reconstitución de escena del enfrentamiento entre weichafe de Puerto Choque y la comitiva represiva del fiscal Mario Elgueta, el 15 de octubre del 2008.

La diligencia se enmarca en la investigación que llevan de manera paralela la justicia civil y la militar, la que se extenderá por lo menos por nueve meses, tiempo en el que 14 de los 15 mapuche inculpados deberán permanecer encarcelados en Lebu y Concepción. Victor Llanquileo resiste aún en clandestinidad.

La tranquilidad del sector ribereño al lago Lleu Lleu se vio violentada por el cerco militar, donde participaron más de 120 efectivos de la PDI, Gope de carabineros, personal de inteligencia del estado chileno y diversos peritos policiales.

Este espectáculo consiste en ubicar en el lugar de los hechos a cada involucrado, donde personal policial reemplaza a quienes no están, incluso disfrazándose.

La prensa fue alejada a más de 400 metros, con el fin de proteger a los cerca de 12 testigos protegidos con los que supuestamente cuentan los fiscales. Junto a ellos estuvieron presentes las supuestas víctimas: el fiscal Elgueta, persecutor del movimiento mapuche y los policías que le acompañaban ese día. Además, tres comuneros inculpados fueron trasladados al lugar, pero no participaron en el juego.

Ximena Hassi, fiscal jefe de la región del Biobio, lidera la investigación por parte de la justicia civil, donde se formularon los cargos de "robo con violencia contra José Santos Jorquera", colaborador de los organismos represivos, junto a otras figuras jurídicas como la "asociación ilícita terorista". Por su parte, el fiscal militar Fernando Grandon lleva las causas de "homicidio frustrado contra fiscal y carabineros en ejercicio".

La fiscal regional, calificó la reconstitución de escena como todo un éxito, señalando que la versión entregada por los testigos protegidos y colaboradores fue coincidente con el procedimiento efectuado en el lugar.

En el proceso político judicial, los acusadores esperan poder realizar el peritaje de ADN para poder continuar con el montaje, muestras que no podrán tomar por la fuerza a los presos políticos mapuche. Con ellas pretenden comparar el registro genético con una colilla de cigarro y un cortauñas encontrado en el lugar de los hechos.

Se espera que para el primer semestre del próximo año se realize el juicio oral, luego de un proceso acusatorio lleno de arbitrariedades en el marco de la justicia chilena, donde la aplicación de la ley antiterrorista otorga plenas facultades a los organismos persecutores, tales como el secreto de antecedentes y la aplicación de torturas para sacar declaraciones.