Inteligencia de la Policía infiltrada en movilización atacameña-País Mapuche Noticias

Inteligencia de la Policía infiltrada en movilización atacameña

Situación deja en evidencia el total desamparo de las comunidades indígenas por parte del gobierno, quien utiliza funcionarios del orden público para proteger intereses privados.

Por: La Alternativa

La movilización pacífica que reunió a cerca de 90 personas pretendía realizar un Huaque, costumbre de pago a la Pacha mama en las cercanías de la torre de perforación de la empresa Geotérmica del Norte. Situación deja en evidencia el total desam paro de las comunidades indígenas por parte del gobierno, quien utiliza funcionarios del orden público para proteger intereses privados.

Con el motivo de iniciar una defensa permanente de los Geysers de Tatio, distintas organizaciones y comunidades atacameñas se dieron cita en horas de la madrugada del recién sábado 06 de junio para bloquear el camino que permite el ingreso al sector donde está la torre perforación de la empresa Geotérmica del Norte S.A (Enel-Enap-Codelco) y realizar un ceremonial simbólico por el daño que esta empresa causará sobre este suelo milenario.

La manifestación, que si bien representa un endurecimiento de las acciones de los pueblos del interior, sirvió además, para constatar una serie de circunstancias que dieron luces sobre el nivel de convocatoria, articulación y compromiso de los distintos involucrados en esta violación a los derechos de los pueblos indígenas y a los convenios internacionales contraidos por el gobierno neolibera l de Michelle Bachellet. Recordemos que la actual constitución y otros elementos legales de carácter internacional, como el Convenio 169 de la OIT, señalan expresamente que la propiedad de estas tierras pertenece a las comunidades indígenas, y que frente a cualquier tipo de explotación, debe haber un completo consentimiento de parte de ellas.

Sin embargo, dirigentes y comuneros de la “Asociación Cultural Indígena Lickanantay de Tradiciones y Costumbres Alto El Loa” que viajaron de Calama a eso de las 00:00 horas hacia los Geysers, para reunirse con la caravana que partiría desde San Pedro, fueron controlados en tres ocasiones por Carabineros de Toconce, Tocorpuri y de San Pedro de Atacama, situación extraña para esas horas de la noche y sobretodo en un camino, que según cuenta un dirigente que no quiso revelar su identidad y que hace constantemente ese trayecto: “jamás lo habían controlado”.

Si bien estaba previsto que se podía filtrar información relevante de este accionar, la verdad es que jamás se pensó el nivel de conocimiento que tenía Carabineros de dicha situación. En este sentido, y mientras este grupo esperaba la llegada de las comunidades de San Pedro cuatro kilómetros antes del Tatio, el capitán a cargo de la comisaría de esta localidad intentó disuadirlos de los actos, informándoles que estaba en conocimiento de lo que se pretendía hacer y que disponía de un contingente “para cualquier cosa”.

Negociado el punto, y una vez que llegó el grupo que estaban esperando, la caravana se dirigió a constatar personalmente los dichos del capitán, encontrándose con que en la entrada del camino que lleva a las instalaciones de la empresa geotérmica, habían cerca de cuarenta carabineros, la mayoría de las Fuerzas Especiales, y una perrera. Además, se logró indentificar la presencia de dos vehículos del Servicio de Inteligencia de la Policía de Investigaciones.

“Logramos identificar dos vehículos de la Policía de Investigaciones del Servicio de Inteligencia con tres personas en el interior de cada uno y eso nos llamó mucho la atención. Ellos venían haciendo creer que eran parte de la gente que trabaja en la empresa y otros simulando ser turistas. No me remitiré a explicar como los detectamos, pero a nosotros nos llama mucho la atención que este movimiento tomara este cariz, sobretodo porque es el primer movimiento que hacemos de este tipo y fue truncado prácticamente por toda la policía fronteriza”, dijo el dirigente e integrante la Asociación Cultural que representa a todos los comités de tradiciones y costumbres de la Comuna de Calama (Calama, Caspana, Ayquina, Cupo, Taira, San Pedro Estación, Lasana y Chiu-Chiu).

Ante las presiones ejercidas por Carabineros, el grupo integrado por cerca de 90 personas decidió realizar un huaque, ritual de ofrecimiento de coca y vino a la tierra cuyo sentido espiritual tiene por objeto pedir disculpas a la tierra -Pacha Mama- por no haber la protegido como se debía. “Carabineros estaba cuidando un camino privado. Te creo que cuiden un camino público, pero ellos estaban en un camino privado. Nosotros queríamos entrar a hacer el ritual y conversar con el jefe que estuviera en ese momento, y ellos no nos dejaron. Al final hicimos nuestro ceremonial en en el camino, rodeados de carabineros”, aseguró.

El dirigente anadió, además, que “la situación es extremádamente preocupante. Actos de amedrantamiento psicológico por parte de Carabineros y Policía de Investigaciones no se habían visto nunca en estos lugares, y sorprende toda vez que nuestros propósitos han sido pacifistas y alejados de la acción violenta”.

Empresas turísticas no dan la cara

Ante esta primera medida de presión que escapa a la diplomacia tradicional para afrontar este tema, es que quedó de manifiesto una serie de incongruencias entre el discurso que mantienen algunos sectores y el compromiso asumido para participar en este tipo de acciones, que según los dirigentes, “no es un tema indígena, sino más bien un tema social”.

Y tal es el caso del sector turístico de San Pedro. Dentro de las principales objeciones que se le hace a esta irrupción privada en un santuario natural, que por cierto es de propiedad ancestral de los pueblos que han habitado siempre esta zona, está el perjuicio que se causará al tursimo en la zona, y cuyos directos involucrados serán los propios dueños de restaurantes, pubs y hoteles de esta fuerte área turística que, incluso, es promovida por el mismo gobierno.

Sin embargo, y pese haber sido comunicados de estas acciones por parte de los convocantes a esta acción pacífica, sólo una empresa del rubro solidarizó con la causa. “Ellos -los empresarios del turismo- son las personas que más se benefician, pero nosotros, los atacameños, no tenemos ninguna empresa turística, y somos los únicos que dimos la cara este dí a”, concluyó el dirigente, expresando su profundo malestar por esta falta de compromiso de quienes son, junto con los pueblos atacameños, los más afectados.