Un tamil fallece tras quemarse a lo bonzo ante la sede la ONU en contra de la ofensiva cingalesa-País Mapuche Noticias

Un tamil fallece tras quemarse a lo bonzo ante la sede la ONU en contra de la ofensiva cingalesa

Por: Gara

Desde hace dos semanas, un grupo de ciudadanos tamiles se concentra cada noche en la plaza de las Naciones en protesta por los continuos bombardeos.

Un tamil murió el jueves tras quemarse a lo bonzo ante la sede de la ONU en Ginebra. Desde hace dos semanas, un grupo de ciudadanos tamiles se concentra cada noche en la plaza de las Naciones en protesta por los continuos bombardeos de las Fuerzas Armadas de Sri Lanka contra la población tamil.

Según relataron los agentes de seguridad de la ONU, en el lugar había un reducido grupo de tamiles manifestándose cuando uno de ellos se prendió fuego. Los agentes, que alegaron no tener competencia para acutar, llamaron a la Policía, que se personó en el lugar. El portavoz policial Eric Grandjean explicó a Efe que «se dio la casualidad que había una patrulla muy cerca de la plaza que pudo desplazarse rápidamente tras recibir la llamada. Cuando llegamos, aún estaba en pie en llamas, pero no se pudo hacer nada por él». Testigos relataron que el resto de las personas que estaban en el lugar intentaron en vano apagar las llamas, que en pocos segundos acabaron con la vida del tamil.

Ayer miles de tamiles se concentraron para rechazar la ofensiva militar cingalesa y en solidaridad con su compañero muerto.

Colombo, contra Londres

Por otra parte, Sri Lanka rechazó «el unilateral e inútil» nombramiento por parte de Gran Bretaña de un enviado especial a la isla.

En un duro comunicado, el Ministerio de Exteriores sostuvo que el nombramiento «contraviene los principios básicos que gobiernan las relaciones internacionales», ya que se realizó sin «consultas ni reciprocidad». En las últimas semanas, las páginas web del Gobierno han criticado a los líderes políticos que han mostrado su preocupación por la situación de los civiles tamiles.

Sri Lanka sitúa a los tamiles al borde del genocidio

Por: TXENTE REKONDO.- Gabinete Vasco de Análisis Internacional (GAIN)

La agresión militar del gobierno de Sri Lanka contra la población tamil continúa estos días, con ataques indiscriminados contra la población civil, y con un avance hacia los últimos bastiones del LTTE. Esta campaña militar está camuflada bajo el paraguas ideológico que le ha dotado la propaganda internacional surgida en torno a la mal llamada “guerra contra el terror”, y como denuncian algunos defensores de los derechos humanos, no hace sino esconder una política represora y de aniquilación contra el pueblo tamil y sus representantes políticos.

Algunos mitos que sostienen la historia de Sri Lanka se han comenzado a resquebrajar . Desde su independencia, la mayoría cingalesa ha venido denunciando la situación de privilegio que vivió la población tamil bajo la ocupación británica. Sin embargo, un detallado repaso a las actuaciones de los colonialistas británicos sirven para desmontar esos mitos. Las principales vías de comunicación en Jaffna eran de tiempos de los holandeses, y los británicos abandonaron las mismas y posproyectos de nuevas vías. El ferrocarril en la isla se dirigió primero a articular hacia el sur, y fueron décadas más tarde cuando se construyó hacia las poblaciones tamiles.

La economía de Jaffna, basada en el comercio del café y textiles declinó durante el mandato británico y no se sustituyeron por otros productos para reactivar la situación. En la educación, encontramos otro tanto. La presencia de misioneros americanos, enviados “al norte” como castigo y para dificultar su actuación logró dotar a la población tamil de un modelo moderno, y no colonial de educación, no obstante, los principales centros universitarios de la isla se encontraban en torno a la capital, Colombo, y fue principalmente esta ciudad la que recibió todas las ayudas e impulsos para desarrollarse y convertirse en el centro de la isla.

Parte de la élite tamil no dudó en emigrar hacia esos nuevos centros de poder, y de esta forma esas minoría privilegiada fue la que puso en dificultades a la misma parte cingalesa, los propietarios y colaboradores de la ocupación que supieron aprovecharse de ésta y de las décadas posteriores a la misma. Además , finalmente, los británicos apostaron claramente por transferir el poder a la élite y aristocracia de la costa cingalesa, en detrimento de la burguesía tamil de Colombo, y sobre todo por encima de las demandas de la mayoría del pueblo tamil que demandaba una soberanía plena.

Todos los gobiernos de Colombo han venido funcionando al servicio de los deseos de la población cingalesa exclusivamente. En este sentido es interesante recoger las declaraciones de la máxima figura militar del país, el teniente general Sarath Fonseca, que afirmó “estar convencido que este país pertenece a los cingaleses, aunque también existen algunas comunidades minoritarias. Y si éstas quieren vivir con nosotros, no deben pedir cosas irrealizables”. En definitiva, la isla pertenece a los cingaleses y los tamiles pueden vivir en ella mientras no demanden su propia identidad o soberanía.

La historia más reciente de Sri Lanka está marcada por el carácter excluyente del chauvinismo cingalés. Hasta la constitución de 1972, la isla era conocida de tres maneras diferentes. Sri Lanka para los cingaleses; Ceilán era el término inglés, y las traslación al tamil era Ilangkai. Sin embargo, a partir de ese año el nombre oficial pasará a ser Sri Lanka, haciendo de la identidad cingalesa el eje central de la misma.

Ante esa situación, la población tamil rechazará una constitución que con la base budista-cingalesa, les colocaba como ciudadanos de segunda categoría. Dos años más tarde el pueblo tamil hará pública la Declaración Vaddukkoaddai , donde se reclamaba el derecho de autodeterminación para los tamiles y se pondrá hincapié en la reivindicación de “Eelam Tamil”.

El intento de los diferentes gobierno de Sri Lanka para imponer la identidad cingalesa sobre los tamiles y dominarlos completamente no han cesado, y los constantes intentos militares por acabar con la resistencia no han logrado de momento sus frutos. La estrategia de Colombo es la instauración de un nuevo colonialismo, donde el pueblo tamil sea sometido a los deseos e intereses cingaleses.

Llaman la atención las recientes declaraciones de un prestigioso sociólogo cingalés, que reclamaba, dentro de un claro tono militarista y triunfalista, la “necesidad de no perder la victoria en la paz”. En su discurso aboga por “llenar las zonas tamiles de colonias, dotando a los nuevos colonos cingaleses de tierras y recursos, evitando que los tamiles vuelvan a controlar la situación. Además defiende la instalación de fábricas en manos del ejército, para defender a los nuevos colonos y producir nueva riqueza para ellos. Finalmente defiende la necesidad de perseguir a todo aquel que haya venido cuestionando la soberanía de Colombo, o que haya apoyado las demandas tamiles.

La avalancha triunfalista contrasta con los datos que están publicando otras fuentes sobre el conflicto . Un prestigioso abogado estadounidense está planteando llevar ante los tribunales dos altos cargos del actual gobierno de Sri Lanka que tiene pasaporte de EEUU. Las acusaciones de “complicidad en el genocidio, crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra, tortura y muertes extrajudiciales” son graves, y a pesar de que las posibilidades de seguir a delante no son muy altas, el caso está sirviendo para hacer público los datos que generalmente se ocultan.

El informe apunta que se está produciendo “un genocidio sistemático contra los tamiles por parte del gobierno de Sri Lanka”, resaltando las miles de vidas civiles que lleva acumulado la población tamil a manos del ejército de Colombo. Señala que hay datos objetivos que prueban la “sistemática privación y aislamiento de la población civil tamil”.

Así, el ejercito de Sri Lanka sería responsable al menos de más de tres mil muertes extra-judiciales y desapariciones en los últimos tres años (una media de tres muertos y tres desaparecidos por día). Las investigaciones oficiales de estas actuaciones son meras escenificaciones sin ningún resultado punible hacia sus autores. Además se tiene constancia de cerca de doscientos campos militares en las áreas tamiles, donde nadie puede moverse sin permiso del ejército ocupante.

También destaca la situación de más de un millón de la población que ha sufrido “hambre, se le ha privado de medicinas y han tenido que desplazarse hacia campamentos de refugiados”. Todo ello sin contar el incalculable número de civiles que están sufriendo el denominado “trauma psico-social”.

Maquillar el genocidio bajo el label de “contra-terrorismo” y lograr el apoyo de la llamada comunidad internacional, es la postura de Colombo. Y de momento parece que está logarndo sus objetivos. El llamamiento de algunos países para que el LTTE deponga las armas y se rinda sin condiciones no ha gustado a los representantes tamiles. Estos apuntan que la credibilidad de esos actores en el pasado, incluido el papel de la ONU, quedó en entredicho ante el genocidio de Rwanda. “Si ante esa amenaza el pueblo tamil no puede defenderse, estaría abocado a su desaparición, de ahí que conviene respetar las decisiones del pueblo tamil para mantener sus justas reivindicaciones”, reclaman portavoces de organizaciones como “Tamiles contra el genocidio”.

La tragedia humanitaria que está sufriendo el pueblo tamil, con miles de muertes estas semanas, se está incrementando por el embargo impuesto por el gobierno de Sri Lanka, que impide cualquier asistencia humanitaria a la población civil. Además, la comunidad internacional, claramente posicionada en el campo político con los dirigentes cingaleses, no ha cesado además, su ayuda económica y militar para que ese mismo gobierno pueda poner en marcha ese genocidio.

Esa misma comunidad internacional mira hacia otro lado ante las constantes violaciones de Sri Lanka de las leyes internacionales. Las recientes declaraciones del secretario de defensa de Sri Lanka, señalando que “ningún hospital puede operar fuera de la zona de seguridad… cualquiera fuera de la misma es un objetivo legítimo”, se producen tras un bombardeo contra un hospital con decenas de muertos, y que algunos cínicamente presentan como “fruto de enfrentamientos armados”. Cuando en realidad se trata de otro “crimen contra la humanidad” por parte de los militares de Sri Lanka según los establecen las leyes anteriormente citadas.

Los anuncios de defunción de la resistencia tamil no son nuevos. Ya hace veintidós años, en 1987, el prestigioso “The Economist” tituló una noticia “Réquiem para los tamiles”, donde presentaba un escenario sin la representación tamil del LTTE. El tiempo ha colocado a cada uno en su sitio, y el sufrimiento por no abordar el conflicto seriamente ha perdurado hasta nuestros días.

Si todos reconocen que el conflicto entre tamiles y cingaleses es fundamentalmente de naturaleza política , la superación del mismo necesita obligadamente una solución política. El pueblo tamil lleva décadas señalando que la isla está habitada por la nación tamil y la nación cingalesa, “y sobre la base del reconocimiento de esa realidad, y con una negociación entre los legítimos representantes de ambas naciones (el estado de Sri Lanka y el LTTE) sobre la fórmula que posibilite a ambas naciones convivir en paz” se buscará la solución al conflicto.

Hasta ahora, en esa ecuación, los cingaleses, sobre todo el denominado etnonacionalismo cingalés- budista, ha mantenido que el conjunto de la isla pertenece a la nación cingalesa, rechazando el reconocimiento de la existencia de una nación tamil con los mismos derechos que ellos. Ese discurso ha fomentado una actuación militarista como la única solución para imponer sus objetivos, tendentes al desmantelamiento absoluto de una realidad, cual es la existencia de la nación tamil.

Bajo la bandera de la llamada “lucha contra el terror”, y con el beneplácito de buena parte de la comunidad internacional, se está gestando un genocidio contra una de las culturas más antiguas de la humanidad y contra las justas aspiraciones del pueblo tamil.